Beneficios y ventajas de la carbono neutralidad para las empresas

carbono neutralidad en empresas

Para llegar la meta de emisiones cero planteada bajo el Acuerdo de París, Chile deberá cumplir con una serie de compromisos que incluyen la disminución del 50% en emisiones gases de efecto invernadero (GEI) y la compensación de más de 65 millones de toneladas a través de la captura de bosques. Gracias a la variedad de ecosistemas en nuestro país y a las leyes y obligaciones que los protegen, la captura es posible, lo que no se ve tan cercano aún es la disminución. Pero es ahí donde todos tenemos una responsabilidad.

Aclaremos primero dos conceptos importantes: el primero de ellos es que para que Chile alcance la carbono neutralidad en el 2050 no necesariamente todas las empresas del país tienen que ser carbono neutral, sino que todas, en conjunto, deben aportar a esa carbono neutralidad (por ejemplo a través de la disminución de su huella de carbono). Esto no quiere decir que la carbono netrualidad no sea una meta que perseguir en tu empresa y aquí es donde entra el segundo concepto: la carbono neutralidad no es un resultado al que las empresas puedan llegar de un día para otro, ya que comprende un sistema de mejora continua para medir y gestionar las emisiones GEI de manera gradual, comenzando por medir la huella actual y después detectar todas aquellas áreas, actividades y procesos que presentan una oportunidad de mejora.

En Chile cada vez son más las empresas que se comprometen con el medio ambiente y entre ellas, destacan las que cuentan con certificaciones que respaldan el cumplimiento de sus compromisos y más aún las que comunican o difunden este cumplimiento entre sus clientes y consumidores. En el caso de la huella de carbono, el programa Huella Chile es una certificación válida nacional e internacionalmente, que comunica de manera certera las acciones, logros y metas de las empresas en esta área.

En febrero de 2021 más de 50 empresas firmaron un compromiso al 2030 para aportar a la carbono neutralidad del país a través de la disminución de sus propias emisiones de carbono.

Los compromisos adquiridos por las empresas en la reducción de emisiones no solo ayudan a cerrar la brecha para llegar a la meta país de carbono neutralidad, sino que conllevan beneficios directos sobre la competitividad de la empresa, entre los más significativos:

    • Aumento en la productividad: Las medidas implementadas para la reducción de las emisiones dan pie al descubrimiento y eliminación de procesos y prácticas poco efectivas que generan pérdidas en el proceso productivo, lo que se traduce en una mayor reducción y control de procesos operativos. No estamos hablando solo de ahorros en la gestión de recursos (como el agua, la energía y los desechos), sino también de incrementos en la relación de costo-beneficio de dichos recursos.
    • Cumplimiento de requisitos y regulaciones: Actualmente los gobiernos, instituciones y las grandes empresas están implementando políticas de compra sustentables para cumplir con sus propios compromisos e integrar la sostenibilidad en su cadena de valor. Cumplir con esta condición implica una ventaja sobre la competencia.
    • Gestión de riesgos: Las empresas que miden, gestionan y reducen su huella de carbono están, de manera proactiva, preparándose para un posible regulación futura que imponga una penalización ante el incumplimiento. También reducen de manera directa su impacto social y ambiental, lo que las hace más resilientes y perdurables en el tiempo.
    • Posicionamiento e imagen: La movilidad del mercado hacia la preferencia por empresas sostenibles y una economía sostenible se ha acelerado en los últimos dos años, y con mayor razón como resultado de la pandemia. Las empresas que miden, gestionan y reducen su huella de carbono, y lo comunican, tienen la oportunidad de posicionarse en la mente de las personas y diferenciarse de su competencia al permitir a sus clientes actuar como consumidores responsables. Además, al interior de la empresa se produce un impacto positivo en la percepción de los colaboradores, aumenta la probabilidad de atraer mejores talentos y también la credibilidad frente a clientes, proveedores y la sociedad en general. 

Es ya una realidad innegable que el futuro de las empresas está en la sustentabilidad, solo te resta decidir si te preparas desde ya para ese futuro o dejas que la competencia tome ventaja en un mercado que ya está demandando compromisos y cumplimientos como parte de su decisión de compra, y ni hablar de las leyes y regulaciones ¿vas a esperar a que sea una obligación? Te lo decimos: nunca es demasiado temprano para comenzar.

Si quieres saber cómo medir, gestionar y reducir tu huella de carbono a través del programa Huella Chile, pincha este link. Nosotros podemos ayudarte como organismo verificador.

Si quieres saber más sobre la huella de carbono de tu empresa y no sabes por dónde comenzar, ¡conversemos! Envía un correo a fernando.pinto@asgreen.cl o llena nuestro formulario de contacto en este link  y nos comunicaremos contigo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *