3 ventajas de cambiar de modelo de negocio a uno circular

Cambiar de un modelo de negocio lineal, a uno circular: el momento es ahora.

Un modelo de negocios es la forma en que una empresa u organización crea valor para el cliente y captura valor para la empresa. En fácil, es la forma en que la empresa obtiene beneficios y ganancias a través de sus relaciones tanto con los clientes (en forma de ventas de productos o servicios), como con sus proveedores, socios y empleados.

Un modelo de negocios linear está basado en los mismo principios que el modelo económico linear: extraer, procesar, fabricar, consumir y desechar, es decir, para la venta de un producto o la prestación de un servicio, el modelo  de negocios lineal contempla, en la mayoría de los casos, un proceso a través del cual un producto se procesa, fabrica y vende a un consumidor que, después de usarlo, lo convertirá en desecho, dejando a su vez en el camino, en cada paso de producción, envasado y venta, otros desechos.

En contraste, un modelo de negocios circular está pensado para minimizar los desechos al mismo tiempo que se crea valor a través de una circulación permanente de los materiales, elementos, e incluso de los residuos del proceso de fabricación y venta, así como la conservación y restauración de los recursos utilizados. Para lograrlo, acciones clave como la reparación, la reutilización, la redistribución, el reciclaje y la regeneración se llevan a cabo en todos los ámbitos que componen al modelo de negocios circular.

Modelo de negocios circular ¿cómo lo hacemos?

Si partimos desde un modelo linear, comenzamos por preguntarnos cómo podemos crear, proporcionar y captar valor en ciclos cerrados para cada uno de los recursos, materiales y componentes de nuestros productos a través de acciones como la reparación, el reuso, el reciclaje, la redistribución y la refabricación.

Cada uno de estos circulos de materiales y componentes es una oportunidad de negocio, ya sea que se pueda llevar a cabo dentro de la empresa (por ejemplo utilizando los residuos de un material para elaborar otros productos alternativos) o con la colaboración de agentes externos (por ejemplo vendiendo ese residuo a otras empresas que lo utilizan para la fabricación de sus productos).

Es imperativo recordar que el pensamiento en sistemas interconectados es un requisito indispensable para adoptar el modelo circular, ya que no es posible llevarlo a cabo de manera solitaria y aislada.

Si partimos desde cero, el modelo de negocios debe comenzar por aplicar el diseño circular, integrando aspectos del ecodiseño, la filosofía circular, el diseño para la diversidad y la innovación. Además, es indispensable pensar en los flujos completos de cada material y componente utilizado, maximizando su circulación a través de la jerarquía del ciclo entero, recuperando energía y recursos en cada operación. Para diseñar un modelo de negocios circular desde un principio, debe buscarse el cierre de cada ciclo, utilizar procesos que se responsabilicen de los desechos (incluso después de la compra y uso del producto) y fomentar un uso más intensivo de los productos, para que, en última instancia, toda la materia prima que se utiliza pueda ser consumida, ya sea por el sistema biológico o por el tecnológico.

3 Ventajas del modelo circular

Entre otras, hay tres ventajas del cambio de un modelo de negocios linear a uno circular, que convierten a este último en una opción atractiva para las empresas, especialmente en estos momentos en que se está preparando el retorno a las actividades bajo una nueva forma de enfrentar los negocios (más verde, por cierto, pero también más apremiante en cuanto a lo económico).

Ventaja 1: RENTABILIDAD

Mientras que en un modelo linear el foco de la rentabilidad está en el precio del producto y el volumen de mercado (ventas – gastos = ganancias), en un modelo circular todos los recursos tienen capacidad de crear valor, a través de la circulación permanente en la cadena de producción, por ejemplo, los residuos de materiales pueden ser utilizados para producir un producto alternativo o vendidos a una empresa que los necesite para su cadena de su producción. Las acciones de reparación, reciclado, recuperación y remanufactura no solo disminuyen los costos, sino que son capaces de generar nuevos ingresos y en lugar de producir únicamente para el mercado, se produce en conjunto con el mercado.

Ventaja 2: COMPETITIVIDAD y RESILIENCIA

En un modelo lineal, la competitividad y la resiliencia están basadas en la capacidad de adquirir más recursos y convertirlos en una mayor cantidad de productos para así aumentar la capacidad de mercado de la empresa (ya que, como lo vimos en el punto anterior, el mercado es el foco de la rentabilidad).

En las empresas con modelos circulares, la competitividad está basada en la revalorización de todos los recursos utilizados en la cadena de valor, a través de procesos que pueden ser internos o externos (conexiones con otras empresas), generando ganancias pero también nuevas demandas de servicios empresariales y mayor resiliencia y adaptabilidad en la empresa, disminuyendo el riesgo de volatilidad y creando además una mejor relación con el cliente.

Ventaja 3: SUSTENTABILIDAD

Las empresas con un modelo de negocios lineal tienen una sustentabilidad incompleta. Por más esfuerzos que hagan en materia de eficiencia energética, emisiones de gases y optimización de recursos en general,  al basarse en la extracción de recursos (o de materiales que provienen de la extracción) y terminar en desecho, la sustentabilidad estará siempre limitada. Los recursos no son infinitos, y los desechos están acabando con nuestro planeta.

Por el contrario, las empresas con modelos circulares, al tener como prioridad para la generación de valor los pilares de eliminación de desechos y el uso de energías renovables, suman además sus esfuerzos en Eficiencia Energética, disminución de emisiones y menor volumen de extracción, para tener la sustentabilidad asegurada.

Una empresa o una persona por sí sola no puede adoptar un modelo circular, ya que un requisito para sostener este modelo es la integración de todos los elementos del sistema, relacionándose y conectándose con otros organismos y empresas para adaptar el modelo de negocios y crear valor.

Sin embargo, las ventajas del cambio de modelo hacen que este esfuerzo conjunto valga la pena. Y hay aún una buena noticia más: todas las empresas, cualquiera que sea su negocio, pueden adaptar su modelo para ser circulares. Todas.

Si desea más información y le gustaría saber cómo adaptar su modelo de negocio a uno circular, puede contactarnos a través de nuestro formulario de contacto, de nuestras redes sociales, o enviar un correo directamente a fernando.pinto@asgree.cl.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *